viernes, 2 de noviembre de 2007

Ladran, Jorgito

¿Así le dirá nuestro quijotesco Presidente (aunque ya haya perdido la figura de antaño) a su fiel escudero? Si la oposición que desde las calles reclama cambios en las políticas de Gobierno es como el "perro del hortelano", que no come ni deja comer, entonces para Alan García los paros y movilizaciones en curso y los que se vienen no serían otra cosa que "señal que avanzamos". Lo que va muy bien con el lema publicitario del Ejecutivo: "El Perú avanza". Pero, a juzgar por los últimos planteamientos de García, que consisten en volver al Perú de los años 20 con la tierra y los recursos en pocas manos transnacionales, deberíamos decir, como los microbuseros: el Perú "¡avanza pa' atrás!".

Aquí, solo una recopilación de algunos de los ladridos más notorios que en los últimos días han respondido a la patadita presidencial:

Raúl Wiener escribió "El can de las transnacionales": "El artículo (de Alan García) resume las posibilidades del Perú en los siguientes términos: (1) millones de hectáreas de madera selvática; (2) millones de hectáreas de tierra en poder de las comunidades; (3) riquezas mineras como en ninguna otra parte del mundo, explotadas al 10%, y posible petróleo y gas bajo las áreas protegidas; (4) mar hinchado de pesca y múltiples caídas de agua para la generación eléctrica; (5) millones de trabajadores por formalizar y alumnos por educar. Un país potencial, al que se opondrían los adversarios de la modernidad, de las grandes inversiones trasnacionales. (...) No seamos”perros del hortelano”, equivale a preguntarnos a todos: qué hacemos defendiendo propiedades, ambiente, derechos, cultura, cuando todo lo que tenemos se lo podría estar comiendo el hortelano trasnacional".

Pedro Francke, en "El síndrome del perro de presa", explicó cómo el artículo de Alan demuestra que al Gobierno le basta con el Perú primarioexportador y no le interesa promover la industria y la investigación. "Según García, los peruanos pobres y excluidos son como el “perro del hortelano”, que no come ni deja comer. Alan García escribe como si todos estuviéramos invitados a la mesa de las extraordinarias ganancias mineras o petroleras, que comen y dejan comer. Pero bien sabemos que no es así, que falta empleo y que las riquezas naturales de la Nación terminan en unos pocos bolsillos. Mas bien la política de García y las mineras es la del “perro de presa”, actuando para apropiarse del recurso y no compartirlo con nadie, y olvidándose del gran reto económico moderno: crear valor".

Sinesio López, en La República de hoy, ha publicado "El Zorro de Abajo. En defensa del perro del hortelano", en donde demuestra cómo el modelo que "propone" Alan es solo el regreso al viejo Estado oligárquico. "Lo escrito por García (...) lo ubica en el polo opuesto de "El antiimperialismo y el Apra" y otros escritos fundacionales del partido de Alfonso Ugarte. (...) Me sorprendió asimismo que García escribiera como si estuviera descubriendo la pólvora cuando en realidad está repitiendo lo que ha pensado la derecha desde siempre, particularmente la oligarquía. El modelo de desarrollo de la oligarquía fue la economía de exportación basada en la explotación de los abundantes, diversos y ricos recursos naturales, extraídos por la mano de obra que no siempre fue asalariada (...) y que siempre fue barata. ¿Cuál es la diferencia entre el modelo económico oligárquico y el que propone García? En realidad, casi ninguna".

Nelson Manrique, en Perú.21, publicó el artículo "El perro del hortelano y el plato de lentejas", donde muestra con algunos ejemplos latinoamericanos como nuestro antiimperialista Presidente llega tarde al festín neoliberal. "Alan García está atrasado. Brasil, México, Venezuela, Ecuador y Colombia mantienen el control de su petróleo. Argentina y Bolivia -que lo privatizaron- están de regreso. Chile, que no tiene petróleo, ha creado la empresa estatal ENAP y su filial Sipetrol, que explota campos productores “en Argentina, Ecuador y Egipto (nada menos), donde produce 24,000 BD. Además, está presente en Colombia, Irán y Yemen” (...) Es legítimo preguntarse de dónde ha sacado el Estado chileno el dinero. Pues, de su cobre, porque ni a Pinochet se le ocurrió privatizar su principal recurso natural, y gracias a ese nacionalismo la estatal Corporación del Cobre de Chile, Codelco, ha aportado a su fisco US$15,785 millones entre el 2004 y el 2006".

Y, por supuesto, recomiendo leer el propio artículo de Alan: "El síndrome del perro del hortelano".

Solo para continuar con el debate y los ladridos. Por cierto, desde aquí hago la invitación a todos los que quieran ladrar de manera colectiva a la Jornada Nacional de Protesta que están convocando la CGTP, los Frentes Regionales y diversos gremios, y que en Lima se iniciará en la Plaza 2 de Mayo a las 10 am el jueves 8 de noviembre. ¡Guau!

3 comentarios:

denise makedonski dijo...

Mi querido Paul nadie duda que el país va para atrás con este gobierno, que ya demostró ser inapto..Y que acá los que se benefician son los que vienen a invertir en tierra de nadie..Te cuento que recien te dejé un comentario en tu post sobre el medio ambiente.. Estuve medio perdida por el otro lado del ciber..Saludos cariñosos..Denise

GUILLE da MAUS dijo...

Me sorprende como todos esas criticas ignoran un par de detalles:

1.- En ninguna parte del articulo de Alan Garcia se menciona la palabra "privatizar" sino que habla de "propiedad", especificamente la "propiedad colectiva" que no necesariamente excluye al estado.

2.- Garcia habla en concreto de comenzar con las 8 millones de hectareas afectadas por la deforestación

El resto de las criticas se basa en temores de regresar a modelos antiguos de gestión que actualmente no tienen cabida, si acaso no descuidamos la institucionalidad democratica. El perro del hortelano se deja llevar por sus instintos y no por razones.

Anónimo dijo...

Hola Roedor:
Acabo de leer completamente el articulo de "Patadita" Garcia (en un anterior post pusiste un link que llevaba a una imagen imposible de ver, y ademas no estoy en el Perú)y como te dije, me parece estar leyendo a A. Mariátegui, a escepcion deesode las 8 horas, el director del comercio escribe igual (!).
De acuerdo contigo que en tus puntos, pero en lo que respectaa la Amazonia (y como el mismo Alan escribe) eso debe hacerse con la mayor eficiencia, firmeza y desicion posible por parte del estado para poner reglas claras y no "regalar" esos recursos.
Lei tambien los links de los criticos del articulo de Garcia y es la misma tetudez izquierdosa de siempre, solo consignas nada concreto, practico, plausible, memeses al por mayor (una de las cosas que me impresionó es justamente este análisis de garcia de izquierda y sus chorradas, solo que pienso que para esto haya tenido que colgar su foto de los 80 yhacer un mea culpa espectacular).
sin inversiones no hay desarrollo, unade las criticas que lei fue que garcia seguia en la idea de un Peru productor primario(?), en ningun momento percibi que esa fuera la intencion de García y mas aun creo que el crítico 9no me acuerdo del nombre) no tiene idea decomo se hace industria(creo que es de los que adoran a papa gobierno).
En fin, leer este articulo, nos hace pensar que en palaco hay un gran estadista, lamentablemente que en el papel sea una cosa y en la realidad otra.
Imagínate que Alan empezara a hacer o poner las bases de lo que menciona en su arículo, creoque su penosa historia del 85 al 90 seria complketamente borrada.
Bueno soñar no cueta nada (no me refiero que se olvide el bodrio de gobierno que hizo la primera vez, pero creo queya conoces al peruano).
Atte
Waco

Contador

Blog

Peru Blogs