jueves, 16 de agosto de 2007

Lima no tuvo un terremoto

Lo que ha ocurrido el día miércoles 15 de agosto en el departamento de Ica ha sido devastador. Un sismo de 7 grados en la escala de Richter, alrededor de medio millar de muertos, decenas de miles de personas que han perdido sus casas, los sistemas de transporte, agua, electricidad, comunicaciones y salud colapsados.

Como es natural, hoy por hoy la prioridad es atender a quienes han sufrido los estragos del terremoto. Y está muy bien que así sea. Es en estos m
omentos cuando vemos que, a pesar de todo, no somos un país de indiferentes. Desde ciudadanos anónimos hasta empresas e instituciones: por todas partes se siente un gran movimiento de solidaridad dirigiéndose hacia el sur. Y como suele pasar cuando ocurren tragedias de esta magnitud, lo mejor del ser humano sale a flote y los abundantes buenos ejemplos nos dan fuerzas para seguir adelante.

PERO siempre hay un PERO.

En Lima hemos tenido muchísima suerte. Para todo efecto práctico, en Lima no hemos sufrido un terremoto. En el epicentro, frente a Pisco, el sismo ha sido de 7 grados. Pero en Lima, la magnitud ha sido ya solo de 5,2 grados, a causa de la distancia.
¿Alguien se imagina qué ocurrirá cuando un sismo de igual fuerza tenga su epicentro frente a las costas de Chorrillos o de El Callao?

Lima no está preparada.

El centro de Lima, el Rímac y Barrios Altos; las poblaciones precarias de los cerros en todos los conos; las casas construídas sin sustento técnico piso tras piso, generación tras generación; las zonas comerciales tugurizadas; el cableado eléctrico dispuesto de cualquier manera; los edificios más pitucos construídos sobre las fofas tierras del acantilado; la propia Costa Verde; La Punta y los Barracones de El Callao; las casas al borde del río Rímac... Es inútil enumerar todas las zonas expuestas a un altísimo riesgo en caso de un terremoto.

Estamos advertidos. Es responsabilidad PRINCIPALMENTE de la Municipalidad Metropolitana de Lima invertir todo lo que sea necesario en prevenir esta MUY PROBABLE desgracia. Quizás no este año, quizás no el próximo, pero tarde o temprano nuestra ciudad va a sufrir un sismo que la afecte directamente. Precisamente el martes 14 una marcha de 40 asentamientos humanos exigía frente a la Municipalidad inversión urgente para construir muros, escaleras y diversas obras de mitigación de riesgos. Como sabemos, hasta ahora Castañeda Lossio ha priorizado piletas y obras viales que le aseguran muchos votos, pero la inversión en las zonas marginales ha sido mínima. Esperemos que lo ocurrido el miércoles haga que el Alcalde de nuestra ciudad evalúe sus prioridades de gasto.

Para hacernos una idea del peligro al que está expuesta la mayoría de limeños, cuelgo estas 4 fotos tomadas el día jueves 16, luego del sismo, en Bayóvar (San Juan de Lurigancho).

FOTO 1: Parte de la pirca que sostiene una casa del AH Siglo XXI cedió durante el sismo. De haber sido en Lima el epicentro, toda la pared se hubiera derrumbado, lo que además de afectar la casa significaría un grave riesgo para los vecinos de las casas de abajo.


FOTO 2: La misma casa, vista desde adentro. Como vemos, la esquina inferior derecha se encuentra... ¡al aire! Al haber caído el muro, toda la casa corre serio peligro. Aquí habitan una pareja joven y sus hijos pequeños.














FOTO 3:
Podemos observar
el piso rajado a causa del sismo de ayer. Si esta rajadura se produce por un sismo que en Lima ha sido de 5,2 grados... ¿qué ocurriría si la magnitud en nuestra ciudad fuera de 7 grados?








FOTO 4: En la primera zona de Bayóvar, al menos 200 familias se encuentran permanentemente expuestas a estos peligros. ¿Qué hacen las autoridades para prevenir una probable desgracia en una región sísmica como la nuestra?

6 comentarios:

Laura Arroyo Gárate dijo...

El Perú no es un país de indiferentes, pero es lamentable que notemos esta característica en situaciones extremas como la ocurrida el día miércoles.

Esperemos que el alcalde de Lima metropolitana elabore correctamente su lista de prioridades, como no ha hecho desde que asumió el cargo, y no se quede ni callado ni inmóvil.

Estoy segura de que las piletas recién inauguradas no presentarían rajaduras luego de un sismo; ¿no es el colmo?

Itaca dijo...

Esto ha sido una desgracia total. Creo que la nota publicada por Renato Cisneros representa el sentir de muchos de los que estuvimos acá en Lima http://blogs.elcomercio.com.pe/busconovia/2007/08/el_terremoto_individual.html

Pero, porque siempre hay un pero. Ese sentimiento de pesar por no haber sufrido lo de otros o por la extrañesa que nos causa el habernos librado de tan devastadora experiencia, no es suficiente para cerrar las brechas que aun nos separan de los más perjudicados.

¿Es acaso que recién nos damos cuenta que las casas de adobe y quincha no son lo suficientemente resistentes? ¿Es recién ahora que se deben elaborar planes de emergencia para las zonas más vulnerables? ¿cómo es posible que la ciudad de Ica, ubicada en el valle agroexportador más importante del Perú, colapse en un 70%?

Unas cuántas lágrimas, aunque compartidas, no son suficientes para cerrar las brechas

Anónimo dijo...

siento informarte q lima si sufrio un terremoto de 7 grados en la escala de ritcher, lo q fue de 5,2 grados en dicha escala fueron las replicas,claro que se sintio con mas fuerza en las zonas cercanas al mar.Bueno y creo que ver las mejoras de las casas de san juan y demas conos no le corresponden al alcalde sino al presidente, al ministro de vivienda, si, ciertamente el alcalde podria ayudar pero no es su funcion solucionar el problema de las viviendas, y no es que simpatic con castañeda ni mucho menos,pero es cuestion de division de poder.

Ana Cecilia Deustua dijo...

Es increíble que Alan, con la soberbia que lo caracteriza, haya dicho a la prensa extranjera que las casas en Lima podrían soportar un terremoto de esa magnitud, cuando en este momento hay casas que se están derrumbando. Aún más increíble son las declaraciones de Alan diciendo que los damnificados de Ica y Pisco exageran cuando reclaman que no les está llegando la ayuda. Ese es el pensamiento de toda la vida donde el centro es lo que importa y no la periferia.

runa dijo...

Estimado anónimo:
Dos cositas: la primera es que por ley es el alcalde provincial el encargado de la planificación urbana, es decir, de administrar y planificar el crecimiento de su ciudad. Es decir que no es responsabilidad del Presidente ver que las casas de cada provincia se construyan bien, sino del Alcalde. Eso dice la ley. Ya sobre eso podríamos discutir, pero en este tema me remito a lo que dice la Ley.
La segunda cosita: de acuerdo a la info que yo tengo de La República, la intensidad del sismo en Lima se sintió de 5,2 grados, mientras que es en el epicentro, frengte a Pisco, donde fue de 7 grados. Y eso tiene sentido: si en Lima hubiera sido de 7 grados, debería tener una destrucción similar a la de Pisco y, de hecho, no ha sido así.
Un abrazo y mil gracias por sus comentarios,
runa

NatalíDg dijo...

"Una delgada columna de sangre desciende desde una bolsa de polietileno hasta la vena mayor de mi mano.¿Qué otro corazón la impulsaba antes, qué otro corazón más vigoroso y espléndido que el mío, lento y trémulo?Esta sangre que me reconforta es anónima. Puede ser de cualquiera.Yo voy (o iba) para ser misántropo y no quiero una deuda sospechada en todos los hombres.¿Cuál es el nombre de mi dador?A ese solo y preciso hombre le debo agradecimiento.Sin embargo, la sangre que está entrando en mi cuerpo me corrige. Habla,sin retórica,de una fraternidad más vasta.Dice que vine de parte de todos, que la reciba como un envío de la especie"...nada más que decir sobre este desastre y la solidaridad NataliDg

Contador

Blog

Peru Blogs